lunes, 25 de marzo de 2019

Revisa tus libros después de comprarlos

Quiero aprovechar un momento para contar una experiencia que a todos nos puede servir de lección y puede que en algunos caos de ayuda.

Después de haber tenido mucha fiebre y otras complicaciones el doctor me dio medicamento y me recomendó permanecer en cama por unos días, así que decidí aprovechar el tiempo libre leyendo algo, tenía muchos libros que me han regalado en la Quedada Blogguera de este año, sin embargo, terminé por tomar un libro que compre y dejé por mucho tiempo en mi estante. 

Todo era perfecto, era una historia hermosa y justo acababa de llegar a un plo twist que cambiaría todo por completo, ¿qué ocurrió? A mi libro le faltaban capítulos, y no solo eso, la misma cantidad que le faltaban estaban repetidos. En ese momento probablemente me sentía tan mal que no pude moverme mucho para hacer mi berrinche.

¿Qué se hace en estos casos?

En mi experiencia editorial conozco de cuatro cosas que suelen pasar en estas situaciones, y por alguna razón la mayoría de las personas solo se queda con la #1 o la #2:

1. Sufrir porque no puedes seguir con tu libro y resignarte a continuarlo como esta, deseando internamente que esas hojas restantes no tengan algo importante para la historia.
2. Pasar por el proceso de frustración y terminar por comprar una segunda versión del libro.
3. Acudir a la librería y pedir un cambio del libro.
4. Ponerte en contacto con la editorial y pedir un cambio del libro.

Obviamente para que la opción #3 funcione es necesario que guardes tu ticket de compra, pero ¿qué pasa cuando han pasado meses desde tu compra? La respuesta es el #4, muchas editoriales -no estoy segura de decir todas-, tienen la opción del cambio de libros.

¿Cómo funciona esto?
Antes teníamos que escribir a la editorial a su buzón de mensajes y esperar a que nos dieran una respuesta que podía tardar meses o años, si eras más práctico acudías a las instalaciones a solicitar el cambio; hoy en día gracias a las redes sociales basta conque les escribas un mensaje por facebook o twitter.

Cada editorial tiene un método diferente para poder realizar los cambios, lo más normal es que te pidan llenar una ficha con información del libro: nombre, sello editorial, lugar de compra, ISBN, número de ticket. En algunos casos no es necesario poner el número de ticket.

Una vez que has intercambiado los datos con la editorial ellos te dirán el día y el lugar en donde puedes realizar tu cambio; quiero aclarar que para que este cambio sea válido es necesario conservar el libro "malo", así la editorial puede comprobar que es original y no una copia.

Además de falta de capítulos, otras razones por las que pueden hacer un cambio es por la repetición de capítulos o por un mal cortado. Me he encontrado con personas que quieren cambios por algún error de ortografía, pero en estos casos lo único que se puede hacer es tomar una nota para una futura reimpresión.

El consejo que puedo darles es que si son como yo y tienen a dejar arrumbados sus libros por mucho tiempo en sus libreros, pueden hacer un intento de revisar de forma rápida las hojas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario